Camino de Santiago…. ¿europeo?

Hola amig@s,

Un mes atrás hice un viaje de fin de semana a Torun, una pequeña y bonita ciudad polaca que en sus tiempos mozos fue miembro de la liga hanseática. En principio era un viaje de relax, para desconectar de los ruidos y la contaminación de la capital, pero en la recámara me guardaba un pequeño secreto, un pequeño anhelo: encontrar las pistas y huellas del Camino de Santiago.

TorunY las encontré. encontré las pistas, las huellas, el sendero. Está fotografía la tomé en uno de los puentes que cruza el río Vístula, un río que atraviesa la mayoría de las grandes ciudades de Polonia. El puente es una de las salidas de la ciudad en dirección a Poznan, hacia el este…. hacia Santiago.

A algunos de vosotr@s os podrá sorprender que el Camino de Santiago “pase” por Polonia…. pero es cierto. El Camino de Santiago es una ruta de peregrinación europea que tiene mas de 1000 años de antigüedad y que en realidad, se compone de multitud de caminos diferentes. Según el dicho “el Camino empieza a la puerta de tu propia casa”…. puede que sea imposible delimitar y señalizar cada uno de los caminos que parten de las grandes ciudades europeas, pero en mi investigación en estos últimos meses he descubierto caminos que comienzan en Moscú, Tallin, Ámsterdam o Budapest y cruzan ciudades tan importantes como Cracovia, Viena, Zurich, Hamburgo, Praga, París, Ginebra…..

DSC_1149Mi investigación comenzó hace varios meses, cuando en febrero descubrí una concha del peregrino señalizando un camino de tierra a las afueras de Modlin, un pequeño pueblo 40 km al norte de Varsovia y conocido por formar parte de la gran franquicia de Ryanair. Las señales que se aprecian encima de la concha del peregrino son las que hacen referencia a uno de los caminos de Gran Recorrido o GR. El descubrimiento no me sorprendió, sabía que existían estos GRs, y la concha me trajo a la memoria un grato recuerdo de días y días caminando en dirección al oeste. Días duros, días divertidos, días bajo viento y lluvia, días bajo un sol abrasador…. días con amigos que tienen y tendrán siempre un huequecito en la patata.

DSC_1152 Ese mismo día, en la oficina de turismo de Modlin (si amig@s, Modlin no tiene bar, pero tiene oficina de turismo) encontré un folleto informativo sobre cierto “Camino de santiago” que cubría el tramo Varsovia – Torun. DSC_1153

Después de informarme un poco más sobre el tema descubrí que este tramo entre Varsovia y Torun no era el tramo “oficial” y que se entrecortaba entre varios pueblos. Pero estas primeras pesquisas me llevaron a los GR europeos y a descubrir alguno de los Caminos de Santiago “oficiales” que circulan por Polonia. Uno de ellos es el que parte de Tallin (Estonia) y después de cruzar por Riga (Letonia) llega orillas del Vístula en Torun (Polonia) y sigue por Poznan (Polonia) camino de Fráncfort (Alemania) y París (Francia).

Si sois lectores avispados vuestra próxima pregunta será…. ¿Apa, y por qué has realizado una investigación tan extensa? Creo que la respuesta, al igual que la manzana de Newton, cae por su propio peso: ME ESTOY PLANTEANDO RECORRER UNO DE ESTOS CAMINOS.

La idea, grosso modo, sería recorrer mas de 3000 km entre Torun y Finisterre repartiendo “esta loca aventura” por tramos en mis vacaciones. Es decir: si en el periodo de una semana puedo recorrer alrededor de 200 km (km arriba o abajo), repartir estos 3000 km en pequeños tramos de 100, 200 o 400 km y recorrer dichos tramos en periodos de vacaciones. Por supuesto, el poco sentido común que me queda a mis titantos años me dice que durante el “iniverno europeo” es mejor no ponerme a andar por tierras norteñas.

Peeeeero……. para no dejar esta idea en el aire hasta el 2016 ya he decidido cuándo, cómo y cuánto tiempo voy a dedicar al “primer tramo”. Será este octubre (octubre 2015) y recorreré una semana (200 km aprox) entre Torun y Poznan. Llamarme loco, pero es uno de los tres proyectos vitales que tengo en mente y que comenzaré antes de acabar el 2015.

Solo por hacer cálculos para echar unas risas: si calculamos que en una semana podemos recorrer 200 km y dividimos esos 3000 km…. nos sale un total de 15 semanas. Recorrerlo del tirón nos costaría entre 3 y 4 meses…. recorrerlo aprovechando mis vacaciones me puede costar……. jajajaja 4 años o mas.

A lo tonto a lo tonto he escrito todo un post sin comentar nada sobre Torun y su pasado hanseático. Bueno….. hay muchos libros y webs en las que podéis encontrar información sobre esta ciudad. He preferido dedicar este post al proyecto que me reconcome la cabeza estos días. La verdad es que sería mucho mas apasionante recorrer estos 3000 km del tirón, y no dudo que algún día lo intentaré, pero por ahora me conformo con recorrer por tramos ese recorrido. Por supuesto, os iré contando de mis avances en el camino. Tengo algunas ideas sobre cómo estructurar el relato de este “viaje” e incluso espero poder realizar un pequeño y peculiar time lapse (ahora que están de moda) con todas y cada una de las señales de llegada y salida de los pueblos que cruce caminando. Pero eso será a partir de octubre.

Amig@s os deseo un veranito fresco y agradable. Un abrazo.

Apagario.

Como decíamos ayer (despidiendo a mis viejas amigas)

Hola amig@s,

han pasado varios meses desde mi última entrada. Los famosos donuts polacos llegaron y pasaron de largo. Pasó de largo la Semana Santa, las lluvias, los vientos y los fríos y el verano llegó a Polonia y a Varsovia para pasar 3 días contados.

“Como decíamos ayer…” la famosa frase del profesor por antonomasia (Unamuno tras su arresto domiciliario), me viene de perlas para darle de nuevo un poco de vida a este blog semiabandonado. Cómo decíamos ayer, el buen tiempo finalmente se asomó por la ventana y nos permitió hacer un par de viajes por este país todavía poco conocido.

Sabiendo de mis orígenes (bosques y montes, Altos y Tajos) aproveché las primeras vacaciones que pude coger en la empresa para pasar 4 días en el parque nacional de Bialowieza, un parque que se encuadra entre las fronteras de Polonia y Bielorrusia. Supongo que era mi destino: me encanta la naturaleza, me gustan los animales y me encanta la fotografía de paisajes, así que cuando escuché que en Polonia se encontraba la única reserva natural de bisonte europeo de todo el continente supe que tenía que ser el primer destino a visitar y en el que invertir tiempo, dinero y esfuerzo.

¿Tiempo invertido? 4 días en un pueblo perdido de la mano de dios, en el que el teléfono móvil saltaba entre redes y compañías polacas y rusas.

¿Dinero invertido?…… los que me conocen saben que soy un manirroto….. ¿alguien pensaba que no iba a hacer una compra estúpida para este viaje? Me gasté los dineros en un objetivo fotográfico 70-300 mm que luego descubrí que se me quedaba corto, a pesar de ello conseguí algunas fotos interesantes del mayor mamífero del continente europeo. Eso si, ahora ya se que si quiero dedicarme a la fotografía de naturaleza (lo que se llama “caza fotográfica”) necesito un objetivo de al menos 500 mm o mas.

¿Esfuerzo invertido? Amig@s, para poder ver bisontes en libertad pastando en las praderas del parque hay que levantarse a la hora “cazadora” en nuestro caso a las 2 a.m.

Encontraréis un post muy extenso sobre este viaje en el siguiente link, con fotos inéditas incluidas. En cambio, en este blog prefiero incluir menos fotos y mas texto, y contar más sobre mis aventuras y desventuras por el país.

Como reza la segunda parte del título de este blog, en este viaje a Bialowieza tuve que decir adiós a dos de mis mejores amigas, amigas que me han acompañado en este último año y que han recorrido conmigo miles de kilómetros.

Mis compañeras de viaje en El Camino de Santiago 2014 que recorrieron conmigo los 500 km de Burgos a Finisterre (después de que sus predecesoras también murieran bajo la nieve de los pueblos burgaleses) y que después me acompañaron hasta Polonia terminaron sus días en un barrizal de un pueblo perdido persiguiendo unos animales prácticamente extintos en el continente. Ahora que lo pienso, no podrían haber tenido un mejor final. Estas campeonas que llegaron conmigo hasta el Finis Terrae dieron su vida en un campo lleno de barro y agua e infestado de garrapatas (el peor depredador del parque nacional, junto a los mosquitos) para que yo pudiera tomar algunas fotos de unos animales casi mágicos.

Aquí tenéis una foto del estado cenagoso en el que han quedado mis zapatillas. Con agujeros en las suelas, llenas de barro y agua y cuyas plantillas, casi una semana después del viaje, aún no  he podido secar del todo.

Zapatillas 1

Podría secar bien las botas y sacarles un par de meses mas de vida, pero prefiero despedirme de ellas ahora y recordarlas en su momento mas glorioso, siguiendo las huellas de auténticos “dinosaurios vivos” que con mucha suerte y la ayuda de cientos de científicos, voluntarios y naturalistas aún perviven en los bosques mas recónditos de Europa.

Alguien llegó a comparar el turismo “de bisontes” en Europa con los safaris africanos para ver leones. Puede que sea verdad. Yo solo se que valió la pena el esfuerzo para llegar a estar a menos de 500 metros de unos animales que no podríamos ver en ningún otro lugar del continente y que el papel que jugaron mis viejas amigas “del camino” fue fundamental.

Amig@s el verano está llegando poco a poco a Varsovia. Los expertos no esperaban que viéramos el sol hasta el 2018, pero ya se sabe que la naturaleza es imprevisible y ahora tenemos casi 28ºC en Varsovia…. cosa rara para estas latitudes. Otro aniversario pasó y me he permitido el lujo de autoregalarme una entrada para ver a los MUSE en Varsovia. Hace ya mas de 4 años que los vi por última vez en Madrid y ya tenía ganas de ver en directo a la mejor banda del continente europeo. Para celebrar mi cumpleaños, y la visita de MUSE a Varsovia, os dejo como enlace y despedida uno de sus últimos temas.

Feliz semana y hasta la próxima entrada.

Apagario.

Y ya pasó el día del donut (¡están locos estos polacos!)

Hola amig@s,

mesa

¡ESTÁN LOCOS ESTOS ROMANOS! exclamaba Obélix en los cómics publicados por Goscinny. Y eso mismo se podría decir de los polacos. Lo bueno que tiene ser nuevo (y novato) en un país es que ves todo con ojos de niño pequeño y por supuesto, todo te sorprende y te hace gracia.

Es por ello que cuando hace una semana me hablaron del “jueves graso” pensé que me estaban tomando el pelo. La teoría, explicada por algunos polacos de raza, era que el jueves 12 de febrero era el famoso “jueves graso” en el que se tenían que comer todos los “donuts” posibles porque era el último día antes de que comenzaran los 40 días de cuaresma de tradición católica.

Mi primera reacción fue una sonora carcajada. Me imaginé la estampa de La Última Cena en la que cada apóstol tenía en su dedo anular un donut de Panrico. Así que pregunté a varios de los amigos polacos que he ido haciendo en estos meses y su respuesta era sospechosamente idéntica. O era una especie de broma al más puro estilo “vamos a cazar gamusinos” o sus versiones concordaban a la perfección.

Pero mi sorpresa fue aún mayor cuando llegó el tan esperado día. El “jueves graso” (conocido en España como “Jueves Lardero” o “el día de la tortilla”) llegó casi de puntillas y descubrí que lo que aquí algunos traducían al español como “donuts” (los famosos Pączek polacos) eran lo que nosotros llamaríamos “berlinas”. Es decir, un bollo relleno de crema o mermelada de diferentes sabores y recubierto de azúcar, como podéis apreciar en la imagen que abre este post.

Dicen los exagerados (y yo les creo) que durante el Jueves Lardero se consumen en Polonia mas de 100 millones de este tipo de dulces. Puedo dar fe que ayer vi repetir, tripitir y pentarepetir a varias personas a lo largo del día. “Donde fueres haz lo que vieres”…. yo mismo me comí 3 bollitos. Una de las cosas mas curiosas es que muchas empresas invitan a sus empleados a estos dulces. Durante el día la empresa recibe cajas y cajas de dulces para saciar el deseo carnal de los empleados antes de que comience la cuaresma y el recato.

IndustrialEsta es una de las muchas cajas que se repartieron a lo largo del día en mi empresa. La primera foto que os he colgado fue tomada en mi clase de polaco….. como buenos profesores dieron ejemplo de las tradiciones mas polacas a sus alumnos.

Curiosidades a parte…. ciertamente inquietante fue ver en las calles y plazas, en las paradas de autobús y metro, cientos de personas vendiendo estos bollitos por poco mas de 25 centimos de euro. Una cosa es celebrar el día de la tortilla…. ¿pero os imagináis cada una de las paradas de metro de Madrid con vendedores ambulantes de “pinchos de tortilla” cual chino vendiendo rosas? En esto tengo que admitir que los polacos nos llevan ventaja. No solo celebran a lo grande el “jueves graso”, sino que levantan (aunque sea por un día) el negocio pastelero del país.

Amig@s, un fuerte abrazo para todos. Parece que fue ayer cuando salíamos de las fiestas navideñas y ya estamos entrando en la operación Semana Santa. Espero que al menos disfrutárais el día de la tortilla tanto como yo disfruté el “día del donut”.

Apagario.

Andando (que es gerundio) + mi pobre corazón en FA#

Hola amig@s,

ya se que hoy estáis todos de “manifa” en los madriles y que no tendréis cuerpo para escuchar a otro de esos exiliados sociales que han abandonado el barco, pero ya tenía yo ganas de escribir esto en mayúsculas: ¡¡¡POR FIN TENGO CURRO!!!

Y lo escribo en mayúsculas porque es un trabajo serio, nada de call center como cuando llegué a Polonia en noviembre. Esta vez es un curro serio, en mi rama (cosa que me alegra aún mas) y utilizando los pocos idiomas que se chapurrear (una de mis aficiones).

Cuestión de suerte, de conocer a las personas apropiadas, de tener un CV que se ajustaba a lo que la empresa buscaba….. quizá un poco de todo. Ha sido todo muy rápido: en dos meses y medio de vida en Varsovia ya tengo casa, trabajo y empiezo una vida de nuevo (ya tenía yo ganas de incorporarme a la sociedad productiva otra vez).

Visto lo visto, habrá que darle duro al polaco (al idioma, no al señor) porque parece que voy a estar por aquí un ratillo. Después de la primera frustración seria (ver la entrada anterior) empiezo a encontrarle la lógica al idioma y cuando yo encuentro una lógica (que puede resumirse en ecuaciones lingüísticas simples) ya no hay nada que me pare…. de aquí al nivel C1…. hasta el infinito y más allá.

Y como esta es una entrada compartida entre mis cuestiones laborales y mi corazoncito musical he decidido dejaros en esta nevada mañana de sábado un video que siempre me hace pensar en lo que echo de menos a mis guitarras aquí en Varsovia. Una anécdota que me ocurrió el otro día: paseaba por la calle camino del curso de polaco cuando me crucé con un compi del curso que intentó saludarme sin éxito. Y digo sin éxito porque yo caminaba con la música puesta a todo trapo, concentrado en los acordes y melodías que llegaban directamente a mis oídos. Como siempre que me pongo los cascos, entro en un trance musico-santateresino que me permite caminar sin ver a nadie a mi alrededor, sin escuchar a nadie a mi alrededor y sin notar nada a mi alrededor (mas de un susto he tenido con algún coche, pero estas cosas también le pasan a Keith Richards y no sólo a los de tercera división como yo).

Así que aquí va: una banda española capaz de combinar blues, rock y unos acordes de jazz y encima con cierto humor (atentos al homenaje a “la peluca” del tío Gurruchaga y los Mondragones). Atentos también al maestro Carlos Raya tocando el pedal steel (uno de los mejores guitarristas, sino el mejor de España en estos momentos).

Y como ya me habéis tocado la fibra sensible…. os dejo el último video dedicado a todos aquellos que fuimos, “semos” y siempre seremos músicos. ¿por qué entro en trance al ponerme los cascos y dejo de sentir todo lo que ocurre a mi alrededor? Pues lo explica bien Fito: “al cantar (escuchar o tocar) me puedo olvidar…. No es placer, es necesidad….”:

Es una necesidad pura y dura. Siempre lo he dicho (y los que me conocen lo saben) que en la mezcla de gases (oxígeno, nitrógeno y argón….. a lo Mecano) que los humanos respiramos normalmente yo necesito diluir mi 0.005% de música para no asfixiarme. Así que hoy, con la alegría y tranquilidad que da tener curro nuevo y viendo la nieve por la ventana toca respirar un poquito de música.

Un abrazo para tod@s,

Apagario.

Posdata: de traca….. 1 hora viendo el canal 24h on line y no ha habido mención alguna a la manifa de Sol. Es lo bueno que tiene tener una cadena televisiva para ti solo: que puedes elegir lo que muestras en ella. Os dejo un video más, éste con un puntito de maldad: “tic, tac, tic, tac…” (a las Barricadas con “el Drogas” de sargento chusquero).

ABRAZOS PARA TOD@S.

Cześć! (la polémica está servida)

Hola amig@s,

Warsaw Comercial

un par de semanas de inactividad en el blog, pero ya estoy de nuevo con vosotros. En este tiempo me han sucedido muchas cosas, el año 2015 viene cargado de novedades, pero hoy me quiero centrar en el tema de los idiomas, una de mis aficiones favoritas.

Los que me conocen saben de mi pasión por aprender nuevos idiomas. A algunos les puede parecer extraño que alguien de ciencias se interese tanto por las letras, pero en realidad para mi no existe tal distinción y ambas cosas (las letras y las ciencias) son partes de un mismo conjunto. Lo único que hace funcionar a mi cabeza (y a gran parte de mi espíritu) es el hacerse preguntas y el disfrutar con el proceso de responderlas. Ese proceso incluye el estudio, la búsqueda de información, la experimentación (con sus fases de ensayos, errores, correcciones y aciertos) y por fin el dominio de algo (una técnica, un idioma, un juego, un deporte…..). Una vez que alcanzo el dominio de algo (basta llegar al famoso “nivel usuario”) mi mente se aburre y pasa al siguiente reto mental, a la siguiente pregunta.

Así que para este 2015 me he lanzado a mi mismo una nueva pregunta: ¿por qué no aprender polaco? Después de pasar por el inglés, el francés y el alemán me parecía un paso lógico. Hace algún tiempo investigué sobre el idioma mas complicado del continente europeo (si, tenía mucho tiempo libre, ergo mi mente se aburría). Salvando la obviedad del idioma vasco (que no pertenece ni siquiera a este sistema solar) descubrí que los expertos y lingüistas en general no se ponían de acuerdo en cual era el idioma mas complejo del continente. La duda oscilaba entre el lituano y el polaco.

Así que aprovechando que el Pisuerga pasa por….. Varsovia (groso modo) y que tenía unos meses libres en el país me he apuntado a un curso de polaco para tont….digo para extranjeros. Total….. una vez que has escuchado a un molinés decir eso de “¿ande vas estalentaó? que te meto un tolozón que te’scamocho” el polaco no podía ser mucho mas difícil.

La primera sorpresa fue el número (y distribución por países) de los alumnos del curso. De 9 alumnos de nivel A0 (lo que os digo, para tont…) 4 de ellos somos españoles. El resto se dividen entre checos, vietnamitas, taiwaneses, afganos e indios (de la India, no de los de Village Peoplelandia). Primera conclusión: los 4 españoles podríamos dar un golpe de estado a la clase en cualquier momento (rollo Milans del Bosch). Lo más gracioso es que el idioma polaco parece especialmente difícil de pronunciar para los españoles pero no para los portugueses o brasileños, que tienen sonidos parecidos. Así que los 4 españoles tenemos la misma cara de Alfredo Landa en la clase de polaco…. esa cara de no entiendo nada y además hay alguien aquí que ha comido fabada hoy….

Pero la verdadera sorpresa ha sido la palabra que da título a esta entrada: Cześć.

Y no me refiero a Fábregas, el jugador. Para que no os comáis la cabeza demasiado: la palabrita en cuestión significa hola. Niñ@s, no intentéis pronunciarla solos en casa. Yo el otro día tras varios intentos me disloqué la parte inferior de la lengua y sufrí una rotura de microfibrillas vocales.

Y aquí es donde viene la auténtica reflexión y la razón de ser de esta entrada. Quiero hacer un llamamiento a los profesores de lengua polaca, filólogos y lingüistas polacos para discutir entre todos en un gran simposio la necesidad (o no) de mantener esta palabra en el vocabulario polaco. Es decir: ¿sabéis lo frustrante que puede ser para un alumno de nivel básico de un idioma el no poder pronunciar la palabra hola correctamente? Es la palabra más básica, la puerta de entrada, el martillo con el que intentas romper el hielo….. ¿de verdad es necesario, señores estudiosos de la lengua polaca, que la palabra mas básica para la comunicación humana tenga que ser tan difícil de pronunciar?

Se dice que un mal traductor de lenguas puede provocar guerras entre países. Permitidme (y perdonadme) la bromita…. pero ¡no me extraña que Polonia haya sido invadida por el resto de sus vecinos a lo largo de la historia! Si nadie puede pronunciar la palabra hola pues la conversación se va torciendo por malos caminos y al final….

Bueno, bromas a parte, me está gustando como empieza el 2015, con un nuevo reto mental a la vista: subirme a la grupa del polaco (del idioma, no del señor) y aguantar el mayor tiempo posible sin caerme. Voy a contrarreloj porque yo (iluso de mi) hice una pequeña apuesta en la que me tiré el moco diciendo que en tres meses alcanzaría un nivel B2 de polaco. Ese tiempo acaba en marzo y mis acreedores ya se frotan las manos con los jugosísimos….. “titantos” euros que nos jugamos (haz apuestas con amigos para ésto).

Pero como veis tras dos clases de polaco soy todavía incapaz de pronunciar bien la palabra hola. Bueno….. tampoco es una novedad… llevo toda mi vida adulta diciendo “Madriz” en lugar de Madrid y todo el mundo me entiende ¿no? 😉

Amig@s os dejo por el momento. Me voy a por mi tercera clase de polaco a ver si hoy si que si digo hola correctamente y con propiedad.

Un abrazo para tod@s,

Apagario.

Y se acaba el 2014

Hola amig@s,

Lago heladoEl 2014 toca a su fin y he querido hacer un pequeño vis a vis entre este blog de Apagariowski y el Photoblog de Apagario. Dos entradas: esta primera con fotografías convertidas prácticamente en cuadros pictóricos y una descripción de los dos últimos días del año vividos en Polonia, y una segunda entrada en el fotoblog hermano con algunas de las imágenes que tomé en el parque Lazienki (en realidad se escribe Łazienki y esa Ł se pronuncia como una “U”…. el libro gordo te enseña, el libro gordo te educa…).

El día 30 de diciembre el dios Sol nos sorprendió a todos los habitantes de Varsovia haciendo acto de presencia de repente. No os dejéis engañar por las imágenes, hacía un frío de coj… digo “un frío muy malo”, pero decidí salir a pasear al parque Łazienki, una especie de Parque del Retiro a la varsoviana, en el que podemos encontrar palacetes, lagos, teatros al aire libre, monumentos, esculturas y animales varios (aves, patos, ardillas, etc).

Tuve la oportunidad de visitar este parque en 2008 cuando viajé a Varsovia en pleno agosto, y hace un par de días me pareció una buena idea recorrerlo de nuevo, esta vez en pleno diciembre y pisando nieve, para ver el contraste fotográfico. La verdad es que dos horitas paseando sin un triste café que llevarse a la boca pueden desanimar al molinés más aguerrido, pero la idea, a priori, parecía buena 😉

Palacio acuarelaOs dejo aquí dos de las fotografías que más me han gustado, trabajadas a partir de un software de HDR para que se parezcan a pinturas. Łazienki quiere decir en español “baños” y eso es lo que era en realidad para el último rey de Polonia, el rey Estanislao Augusto Poniatowski (conocido precisamente por ser el amante de Catalina la Grande, emperatriz de Rusia). Este parque y sus palacetes eran en realidad un spa a la antigua donde la nobleza venía a descansar del duro trabajo dirigiendo a la nación. En la fotografía anterior podéis observar el palacete de descanso junto con el pequeño teatro al aire libre (a la derecha de la imagen) en el que se escenificaban obras de teatro y conciertos varios. Todavía hoy se pueden escuchar conciertos de Chopin los domingos, eso si, cuando el tiempo acompaña.

Lago Verano 1Lago Verano 2El contraste entre verano e invierno en la ciudad es evidente. Aquí tenéis un par de fotografías tomadas en agosto de 2008 del mismo lago y palacete. Agosto es el mes perfecto para venir al parque a tomar un helado, sentarse a tomar el sol e incluso montar en barca por los diferentes lagos conectados entre si por canales.

Lo que es inevitable, ya sea verano o invierno, es el contacto con los “habitantes” del parque. A mi particularmente me siguió durante varios minutos una de las ardillas acostumbradas a que los transeúntes las alimenten, al igual que a los patos. El parque está lleno de vida, da igual la estación del año en la que lo visitemos, y los animales están mas que acostumbrados a interactuar con los seres humanos y a recibir de ellos alimento.

ArdillitaAmig@s os deseo un muy feliz Año Nuevo y que en este 2015 se cumplan todos vuestros deseos. La próxima semana espero volver con nuevas historias de mi vida en Polonia y algunas imágenes de mi primer viaje por el país, ya que pasaré el fin de semana en Lódz, una ciudad universitaria e industrial en pleno corazón de Polonia.

Un abrazo muy fuerte para todos, buen fin de semana y hasta la próxima entrada.

Apagario.

 

El Ave Fénix

Hola amig@s,

esta mañana tocaba un pequeño paseo por el casco viejo de Varsovia, la llamada “ciudad vieja” de Varsovia. La verdad es que ni la “ciudad vieja” es tan vieja (fue reconstruida a partir de cuadros y fotografías tras la guerra) ni la “ciudad nueva” se diferencia tanto de la vieja. Las separa una muralla, como en casi todas las ciudades, que protegía al castillo y a las altas esferas frente a posibles invasiones. Aquí tenéis una imagen del castillo de Varsovia con su correspondiente árbol de Navidad (estamos en las fechas):

Ciudad vieja 1

Tras algo mas de un mes en Polonia empiezo a comprender lo que el país y su capital, Varsovia, sufrieron en la guerra. Varsovia en concreto quedó reducida a escombros. La historia no solo es triste, sino que nos enseña que el ser humano puede ser el peor de los animales con diferencia. Resumiendo: Polonia (y Varsovia) fueron invadidas por las tropas alemanas en 1939 y la ciudad se convirtió en uno de los mayores guetos judíos de toda Europa.

La ciudad (y sus habitantes) resistieron a duras penas durante años, hasta que en 1944, viendo que las tropas rusas avanzaban hacia Polonia, la resistencia polaca decidió organizarse, contactar con Stalin, pedir apoyo militar a los rusos y ofrecerse como punta de lanza frente a los alemanes.

Dicho y hecho, Stalin prometió la ayuda del gran ejército ruso siempre y cuando la resistencia polaca se alzara contra los alemanes para abrirles el camino a las puertas de la ciudad.

Los polacos se alzaron contra los alemanes. Utilizando el sistema de alcantarillado de la ciudad fueron tomando posiciones y material del enemigo… pero Stalin y su ejército nunca llegaron.

Ciudad vieja 2En el último momento Stalin decidió esperar en Praga (lo que hoy es la República Checa) a que alemanes y polacos se mataran entre ellos. Pura estrategia militar: cuantos mas muertos en la ciudad, menor resistencia a la hora de tomarla.

Ciudad vieja 4La resistencia polaca, sin recibir ningún tipo de ayuda de Rusia, aguantó 63 días. Cuando los alemanes vieron que Stalin no pretendía avanzar mas allá de Praga, detuvieron su huida y decidieron bombardear hasta los cimientos Varsovia y no dejar nada en pie para los rusos.

Durante esos días murieron mas de 200.000 personas en Varsovia y la ciudad quedó derruida por completo. No fue hasta un año después, en 1945, cuando Stalin decidió “liberar” la ciudad… el resto es otra historia.

Ciudad vieja 3Estas últimas fotografías que he ido intercalando corresponden al monumento al levantamiento de Varsovia, que he visitado esta mañana. Podéis observar lo gráfico que es el monumento, haciendo referencia a los soldados de la resistencia polaca saliendo de las alcantarillas o de entre las ruinas de la ciudad.

Una ciudad que cuál Ave Fénix ha sabido reconstruirse a si misma. Es una ciudad de contrastes, podemos encontrar los edificios más modernos juntos a bloques derruidos y con impactos de bala de hace 70 años.

Pero creo que me quedo con esa imagen de Varsovia. La idea del Ave Fénix que renace de sus cenizas. Si tuviera que elegir un superpoder sería también ese: volver a levantarse como si nada cuando te han molido a palos.

Y hablando de Ave Fénix, y para quitarle hierro a la entrada: estos últimos días he leído mucho (y escuchado a través del canal internacional) sobre lo sucedido el Sábado en el antiguo Palacio de los deportes de Madrid (lo siento, me niego a llamarlo por su nuevo nombre). El maestro ha sabido renacer de sus cenizas y enfrentarse al miedo escénico, un miedo que todos hemos sentido alguna vez cuando hemos pasado una temporada en dique seco. El ansia de volver al ruedo, de hacerlo todo perfecto, de cumplir con las expectativas y contentar a todos puede ser un peso enorme sobre el pecho.

No es fácil ver al maestro Sabina sufrir ese miedo escénico, y mucho menos es verle 3 días después citando a Franco (hay que leer el artículo para enterarse de qué va el tema). Por eso, quiero dejar aquí como regalito uno de mis temas favoritos, con guiño a Buenos Aires incluido, y darle otra muestra mas de ánimo al jefe desde este humilde blog. Me quedo con una de las frases de la canción: “ya no sueña ese niño que soñó que escribía”.

Feliz semana, chic@s,

Apagario.

 

Un mes en Varsovia (celebración con fontanero incluido)

Hola amig@s,

ayer 13 de diciembre cumplí un mes en Varsovia y esta última semana ha sido crucial para mi, podría decirse que casi decisiva.

En esta última semana terminó mi contrato laboral en el call center, terminó el curso de formación de profesores en el Instituto Cervantes y el jueves por la mañana tuve mi primer contratiempo hogareño.

Si amiguit@s, el jueves por la mañana el desagüe del wc se rompió inundando el pequeño cuarto de baño que alquilo y que está adosado al coqueto apartamento que me sirve de piso franco durante estos meses en Polonia.

Estos contratiempos suelen suceder, y no tienen mas misterio que el llamar a un fontanero y reparar la avería….. el problema comienza cuando llevas tan solo un mes en el país, no hablas el idioma y no tienes ni idea de quién podría echarte una mano con el tema.

Sobre dicho contratiempo he escrito una larga y divertida entrada en el interesantísimo blog en el que suelo colaborar a veces: “Hoy no Ceno en Casa”. Si queréis saber mas sobre mi primera experiencia de inmersión lingüística con los fontaneros polacos no os perdáis el post de dicho blog.

Tras las reparaciones pertinentes, el wc vuelve a funcionar con normalidad y este fin de semana ha sido de celebraciones. He podido visitar la ciudad (por supuesto, siempre bajo la oscuridad del invierno de la Europa del norte) y fotografiar la iluminación navideña que ya empieza a florecer por el casco antiguo.Aquí tenéis un par de ejemplos de dicha iluminación:

Palacio de la culturaCasco antiguo 1

A la izquierda tenemos el archiconocidísimo Palacio de la Cultura y la Ciencia, símbolo de la ciudad. A la derecha vemos el árbol de Navidad frente a la fachada del Castillo Real, plaza que abre las puertas a la auténtica ciudad vieja (totalmente reconstruida tras la Segunda Guerra Mundial).

También asistí a un espectáculo de iluminación sobre la fachada de un palacio real al sur de la ciudad, en el parque de Wilanow. No he podido trabajar todavía esas fotos, pero prometo un post muy pronto.

Celebro mi primer mes en Varsovia y ya que se salvo sorpresas de última hora no bajaré a España en Navidades. Pasaré aquí la fiestas, aún no he decidido si haré un poco de turismo en Cracovia, pero desde luego la Nochevieja está reservada para Varsovia.

Así que amig@s, desde el frío no tan polar como dicen de Polonia, os envío un abrazo muy grande a tod@s.

Apagario.

 

Terminó mi primer trabajo en Varsovia

SalarioHola amig@s,

terminó el periodo de mi primer contrato en Varsovia. Aquí os dejo una imagen (muy gráfica, valga la rebuznancia) del tipo de trabajo que era: lo que veis en la imagen es parte de mi salario, y en concreto lo conseguido en 10 días. De aquí puedo inferir (utilizando un complejo sistema de análisis de cálculo avanzado, dos superordenadores y una tabla ouija de “comunicación extraterrenal”) el salario que voy a recibir por esos 10 días. Prefiero no dar pistas….. es un salario irrisorio, pero menos da una piedra.

Así que terminado el trabajo sólo me quedaba culminar también la primera parte del curso que estoy haciendo en el Instituto Cervantes. Se trata de un curso de formación de Profesores de Español para Extranjeros. La idea original parecía sencilla: después de pasar mas de 10 años pululando por Europa y aprender 3 lenguas ahora parecía el momento adecuado (el paro todo lo arregla) para dar el paso y enseñar mi lengua materna a los guiris que tanto me han ayudado a aprender la suya.

El curso también ha terminado este fin de semana y ahora solo queda preparar una memoria sobre lo aprendido y entregarla. No se si mi futuro laboral está en la enseñanza del español, o si será tan solo un complemento más a modo de pluriempleo, pero al menos hemos abierto otra puerta nueva. En cualquier caso, lo dije en anteriores entradas y lo repito en esta: no es momento para hablar del curso, ya dedicaré un post completo a ello.

¿Cuales son mis previsiones laborales a partir de ahora? Pues parece que el mercado laboral se mueve mas en Polonia que en España (tampoco es algo sorprendente si consideramos que España es un páramo yermo en el ámbito laboral) así que por ahora la inactividad no me preocupa. El “plan A” era realizar el curso, así que si aparece un currillo por sorpresa como el del call center, bienvenido sea. Si surge algo mas serio (también estoy postulando para trabajos de mejor calidad) tampoco le haremos ascos.

A partir de mañana tengo que organizar mis semanas con un sencillo planning que incluya horas para búsqueda de empleo, horas para estudio del polaco (razón aquí) y horas para visitar la ciudad (al fin y al cabo llevo un mes y no he hecho turismo todavía). Estoy pendiente de un pequeño centro deportivo público que está muy cerca de casa del que quiero sacar un bono mensual si puedo. Los problemas idiomáticos (el tipo de la garita del otro día solo hablaba polaco) me han impedido hasta ahora preguntar requisitos de admisión y precios.

Como podréis leer en otra de las entradas (hoy estoy que lo tiro publicando varios post en dos blogs diferentes), ayer cumplí mi primer mes en Varsovia y he tenido que enfrentarme con mi primer percance sobre el terreno (“on the field”, que diría Jack Bauer). Salir indemne de la complicación ha mantenido mi autoestima en niveles óptimos a pesar del estrés y la frustración de no poder expresarme en la lengua local. Es por ello que ayer firmé mi primer propósito de Año Nuevo: aprender algo de polaco antes de que termine diciembre.

Me he inscrito en un curso a partir de enero… pero no es suficiente, no puedo esperar, en este mundo de guasones e internet necesito hablar polaco YA. A pesar de hablar 4 lenguas y poder conversar con gran parte de los polacos en inglés, NECESITO hablar la lengua local. Es una necesidad intrínseca, como la de respirar o escuchar música todos los días. No puedo seguir en la frustración y la vergüenza de no poder decir tantas cosas que quiero decir por desconocer un idioma.

Parecen motivos muy loables, pero no olvidemos mis genes molineses. Mi interés por aprender polaco también se basa en que antes de mudarme a Varsovia hice una apuesta de 100 euros (así a la ligera, como hacen las cosas los molineses) diciendo que antes de terminar marzo de 2015 alcanzaría un nivel B2 de polaco. Para los que no conozcáis la clasificación europea de los niveles de conocimiento de lenguas aquí os dejo el enlace. La idea es completamente irrealizable, y mi mente cientifico-analítica lo sabe, pero mi tozudez molinesa se niega a perder 100 euros de apuesta 😉 así que para marzo de 2015 espero al menos mantener una conversación básica en polaco, de esas que a los nativos les hace sonreír por mis errores gramaticales y de pronunciación…. pero eso es bueno… siempre es mejor entrarle al interlocutor por medio de una sonrisa. Que vea que te interesas en aprender su lengua (admitámoslo, el polaco no es una lengua que se use mas allá de las fronteras del país) y tras una sonrisa común habremos roto la primera capa de hielo al comenzar una conversación.

Amig@s, el domingo, el fin de semana y el primer mes en Varsovia tocan a su fin. A partir de mañana lunes será un día nuevo de una semana nueva con nuevos planes. Estoy realmente intrigado por saber lo que el segundo mes en Varsovia nos deparará.

Un abrazo para tod@s,

Apagario.

Mi nuevo barrio

ParqueHola chic@s,

permitirme que os muestre mi nuevo barrio: POWISLE. A un tiro de piedra del centro de la ciudad de Varsovia, con una estación de tren (la de Powisle) una parada de tranvía y varias de autobús, el barrio de Powisle queda encerrado al este de Varsovia, muy cerca del estadio nacional de fútbol, aunque la diferencia entre mi barrio y el estadio de fútbol es que ambos están separados por el río Vístula. Así, el estadio nacional queda “en la otra orilla” y por lo tanto los lugareños lo consideran “el extrarradio” mientras que Powisle queda en la orilla mas cercana al centro neurálgico de la ciudad (sin contar con que nosotros tenemos mas frecuencia de autobuses y tranvías, incluso nocturnos).

Esta mañana de domingo me permití dar un paseo por el barrio para conocerlo. Llevo una semana y media en este nuevo apartamento y no había tenido la oportunidad de dar una vuelta a excepción de la búsqueda de supermercados (hay que alimentarse) y un par de veces que me perdí hasta que encontré la parada de bus que me llevaba directamente desde mi casa al curro.

Paseando esta mañana por el parque cercano a la estación de tren he podido comprobar que Varsovia es una ciudad repleta de historia. Supongo que muchos de vosotros conocéis la historia de Polonia y el papel que jugó el país en la Segunda Guerra Mundial. Varsovia en concreto quedó prácticamente arrasada por los bombardeos alemanes tras su intento de alzamiento en 1944. Sus habitantes sufrieron doblemente, primero por la invasión alemana, y después, explotados bajo el yugo comunista, cuando creían que los rusos vendrían a rescatarlos del infierno nacionalsocialista.

BarrioLa historia es todavía palpable en cualquier barrio de la ciudad. Incluso en el tranquilo parque de Powisle podemos encontrar murales como el que descubrí esta mañana.

CruzJunto a ellos, encontré esta cruz con altar incluido. Puede parecer algo anecdótico, pero la ciudad está llena de cruces, altares, lápidas mortuorias, placas recordatorias… y la mayor parte de ellas ornamentadas con una retahíla de velas, coronas de flores y demás parafernalia religiosa.

En esta Europa prácticamente atea del siglo XXI contrasta el fervor católico polaco. No les culpo, lo comprendo y supongo que yo me comportaría de la misma forma. Si lo comparamos con España es la misma situación, pero a la inversa: tras años de dictadura franco-católica España parece renegar de la religión. En Polonia, tras años de invasión y sometimiento comunista la única manera de “renegar” de la filosofía del estado invasor es mostrar ese fervor católico.

Dejando a un lado la religión, mi paseo por el parque prosiguió hasta que me topé con un monumento enorme. No he sabido descifrar a qué (o a quién concretamente) está dedicado el monumento, aunque la estatua parece la de un soldado desactivando una mina explosiva. Detrás de él hay dos enormes bancos con cientos de nombres grabados en la piedra… ¿soldados, vecinos del barrio, ambas cosas…?

Estatua 1 Estatua 2

 

 

 

 

 

 

 

No he tenido tiempo de buscar información de lo sucedido en el barrio durante la guerra o a qué evento hace referencia esta estatua enorme (no os podéis hacer una idea por las fotos de lo grande que es) pero prometo actualizar dentro de unos días la info exacta para los mas curiosos.

El caso es que mi paseo matutino me ha sorprendido gratamente. Me encanta la historia y esta ciudad (mas bien por desgracia) rebosa historia por todos sus poros. Incluso un parque tan pequeño como el de Powisle es un santuario sobre la Segunda Guerra Mundial.

La semana pasada visité el museo del levantamiento polaco, y en cuanto mi contrato laboral termine esta semana imagino que tendré tiempo de sobra para hacer mas turismo por la ciudad, aunque sea bajo capas y capas de ropa que me protejan del frío polar. Una de mis aficiones cuando llego a una nueva ciudad (y me establezco) es la de patearla de norte a sur, de este a oeste, y de conocer al dedillo su historia, sus barrios y los lugares mas pintorescos y escondidos para un turista. Y Varsovia promete ser una de las ciudades que mas feedback me va a dar en este aspecto.

Supongo que os haré partícipes de mis avances y nuevos descubrimientos por la ciudad en nuevas entradas. Hasta entonces solo quiero daros un fuerte abrazo a tod@s.

Feliz comienzo de semana.

Apagario.